El ciclo de vida de un producto, todo lo que debes saber

Cuanto más leemos por internet, más vemos esta palabra y muchos os preguntáis qué es lo que significa. El ciclo de vida del producto es una noción muy importante que debe saber todo el mundo porque es extrapolable a cualquier producto, tanto tangible, como intangible. Por ello, os aclaramos todas las dudas acerca del ciclo de vida de un producto.

que es el ciclo de vida de un producto

El ciclo de vida de un producto se puede definir como las fases que tiene un producto, desde que se lanza al mercado, hasta que se retira del mismo. Como habréis imaginado, hay productos que tienen un ciclo de vida más largos que otros, pero no por ello son mejores, ni peores, simplemente duran más en el mercado porque tienen un menester distinto.

Esta definición sirve para analizar la tendencia y conocer la demanda real de un producto en el mercado. Antes de lanzar un producto al mercado, primero hay que hacer un estudio de mercado y luego ver el ciclo de vida del producto, para saber durante cuánto tiempo podemos venderlo.

Por ejemplo, ahora mismo el ciclo de vida de un Smartphone suele ser de 4 años como duración máxima, siempre y cuando tenga unas especificaciones determinadas. Por otro lado, una pila alcalina tiene un ciclo de vida de máximo 2 años.

Fases

Generalmente, todos los productos tienen 4 fases, aunque en algunos pueden tener más o menos.

1. Introducción en el mercado.

El producto es manufacturado y está listo para ser lanzado al mercado, de esta manera se introduce en él. Los consumidores y usuarios no suelen conocerlo, a no ser que haya una promoción previa, por lo que la demanda será baja al principio. Una de las estrategias es abaratar el producto y ver cómo funciona la demanda; si es positiva, encareceremos el producto en el futuro; si es negativa, nos tocará bajar más el precio y ajustar más el margen. No obstante, una buena promoción puede salvarnos de una buena.

2. Evolución

Esta fase tiene lugar cuando aumenta la demanda, lo que se traduce en ventas. El producto goza de cierta fama y muchas personas lo conocen, por lo que es más accesible y se vende más. En este punto, habrá que aumentar la oferta para satisfacer la demanda y, seguramente, aparecerán otras empresas ofreciendo un producto muy similar para aprovechar el tirón.

Nuestro equipo esta disponible para ti, déjanos un mensaje y en breve te ayudaremos.

3. Maduración.

El producto entra en la fase de maduración cuando llega al pico de ventas. El efecto inmediato es una estabilización de ventas, sin llegar a sobrepasar el pico, lo que se traduce en muchos beneficios. Cuando llegamos a este punto, hay que centrar la promoción en mantener la atención del consumidor para cumplir los objetivos de ventas.

4. Declive.

El punto al que no quiere llegar ninguna empresa con ninguno de sus productos. El declive se produce cuando el producto ya no interesa al consumidor, por diversas razones, y deja de venderse. En este caso, la empresa debe reducir los costes al máximo para hacerlo atractivo, aunque lo más probable es que no le salga a cuenta producirlo. Lo que se suele hacer es lo que se denomina “liquidación”, una oferta o promoción especial para que la empresa se libere del stock producido y las pérdidas sean mínimas.

Como veis, las fases del ciclo de vida de un producto posicionan al mismo en el mercado, de una manera u otra. Lo importante es saber en qué etapa se encuentra nuestro producto para poder emprender la estrategia adecuada y no provocar la fase del declive por negligencia o a la fuerza.

Videos

Ultimas Noticias